Así afecta a la economía una subida de tipos de interés

En el entorno actual el debate ha dejado de ser si la Fed o el BCE subirán los tipos para centrarse en cuándo lo harán. El organismo estadounidense ya movió ficha hace relativamente poco y es previsible que vuelva a hacerlo en el medio  plazo. ¿Qué efecto tendría una subida de tipos de interés en Estados sobre la economía y los mercados? ¿Y en caso de que fuese Mario Draghi quien subiese tipos?

Qué son los tipos de interés y qué reflejan

A fuerza de escucharlo en los medios de comunicación, nos hemos acostumbrado al término “tipos de interés” pero ¿realmente sabemos lo que son? La mayoría de las personas los relacionará con las hipotecas, pero la realidad es que van más allá.

Los tipos de interés sirven para marcar el precio del dinero. En concreto, se usan para determinar el coste de pedir dinero prestado. REPASAR Para que lo entiendas mejor, dentro del sistema financiero, los bancos centrales se encargan de regular la inflación y el crecimiento (en el caso de la Fed). Para ello controlan el dinero en circulación y actúan como prestamistas para las entidades financieras. Es decir, les ceden dinero a un determinado interés para que éstas puedan mantener la economía en marcha y prestar dinero a su vez a los consumidores, pymes, emprendedores…

En este sentido, los bancos centrales se encargan de fijar los tipos de interés en función de mercado y la coyuntura económica. En el caso del BCE su único objetivo será controlar la inflación, que no debería superar el entorno del 2% de forma sostenida. La Fed también se fija el control de la inflación, pero añade dentro de sus cometidos, vigilar el crecimiento económico. Esto hace que el uso de los tipos sea ligeramente diferente (o por lo menos debería serlo), en cada caso.

Tipos de interés e inflación

Los tipos de interés tienen un efecto en teoría inmediato sobre la inflación. Con tipos bajos la inflación tiende a bajar. Al ser más barato financiarse se supone que aumenta el consumo y las compras. Por el contrario, con tipos de interés altos la inflación se modera por el efecto contrario.

En el entorno actual la inflación no parece un problema, pero podría llegar a serlo. Cuando se habla de una subida de tipos de la Fed no se relaciona con un problema inflacionario, sino con una muestra de la fortaleza de la economía estadounidense. Es decir, la Fed subiría tipos porque ya no necesita incentivar artificialmente el consumo interno.

Tipos de interés y financiación al consumo

La relación entre tipos de interés y préstamos parece clara. A mayores tipos de interés más caro será financiarse y viceversa. Si suben los tipos, los préstamos serán más caros.

En el caso de las hipotecas, una subida repercutiría en el Euribor, haciendo que la cuota del préstamo hipotecario ya firmado suba. Del mismo modo, también sería más caro una nueva contratación hipotecaria.

Tipos de interés y mercados financieros

Los mercados financieros también recogen los efectos de un cambio en el tipo de interés. En teoría el efecto es doble: por un lado aumenta el atractivo de los depósitos y, por otro, el de la renta fija.

En el caso de los depósitos, ni siquiera una subida de tipos hará que vuelvan a ser interesantes para la inversión a largo plazo. De hecho, los depósitos al 4% como algo generalizado son cosa de un pasado que es fácil que no volvamos a ver. Si estás planificando tu jubilación a través de depósitos deberías revisar tu estrategia.

Una subida de tipos interés también afecta al dinero invertido en bolsa. En teoría, ante un aumento de los tipos de interés el dinero tenderá a desplazarse de la renta variable a la renta fija. El motivo es que, por un lado, se supone que el consumo se resiente y con él las cuentas de las empresas. Esto termina reflejándose en su atractivo.

Por otro lado, a mayores tipos, mayor interés por parte de las emisiones de renta fija nacional. Es decir, se supone que la remuneración de bonos y letras del tesoro será mayor con tipos de interés más altos. Eso sí, recuerda que la renta fija puede no serlo tanto.

Tipos de interés y divisas

Por último llegamos al mercado de divisas. Las monedas reflejan también la evolución de los tipos de interés. En concreto, si suben los tipos la divisa se fortalecerá.

A modo de ejemplo, si la Fed sube sus tipos el dólar subirá frente al euro, lo que a su vez afectará a la capacidad exportadora del país. Una divisa más fuerte hará que sea más caro para el resto de países comprar sus productos y, se supone, que hará caer las exportaciones (otro efecto negativo sobre las empresas exportadoras cotizadas).

Esto afectaría positivamente a otras regiones como, por ejemplo, Europa. Sus empresas serían entonces más competitivas frente a las estadounidenses. Esta es una de las razones por las que el Banco de Japón mantiene una política de tipos de interés bajos: fomentar el consumo interno pero, sobre todo, las exportaciones. En este caso lo apoya además con otras políticas de política expansiva e intervención en los propios mercados de divisa.

Cómo actuar ante un cambio de tipos de interés

Como en todo lo que se refiere a inversiones, el mejor consejo es actuar con calma. Sobreeaccionar en los mercados financieros puede hacerte perder mucho dinero cuando hay caídas y también dejar de la ganarlo.

Esta capacidad de control emocional es básica en el mundo de las inversiones y no todas las personas son capaces de controlarlas. Un asesor financiero te puede ayudar a templar los nervios en estos casos. Además, si confías tus inversiones a un profesional será él quien tenga que lidiar con el estrés de buscar soluciones a los movimientos del mercado.

 

Quiero estar bien asesorado

Photo credit: Janitors via Visual hunt / CC BY

 

Por | 2017-11-08T11:13:59+00:00 noviembre 8th, 2017|Formación|Sin comentarios

Deje su comentario