Tipos de fondos: fondos de retorno absoluto

Un ahorrador que se acerca por primera vez al mundo de la inversión puede verse abrumado por la cantidad de información a su alcance. Existen muchos tipos de fondos de inversión y, dependiendo de nuestro perfil inversor, es fácil que en tu banco ya nos hayan ofrecido varios de ellos.

Más allá de la distinción clásica entre renta fija y renta variable, uno de los productos que pueden llegar a nuestros oídos son los fondos de retorno absoluto. Un nombre de lo más atractivo, pero que puede llevar a confusión

Qué son los fondos de retorno absoluto

Los fondos de inversión de retorno absoluto se definen por su estilo de gestión y objetivo. Se trata de fondos que pueden usar diferentes estrategias e invertir en una amplia variedad de activos para conseguir un objetivo de rentabilidad y de riesgo concreto para dentro de un determinado marco temporal.

Lo que define a un fondo de retorno absoluto es que tratará de estar descorrelacionado del mercado. En otras palabras, intentará desvincularse lo máximo posible de la dirección que tomen los mercados. Esto es lo que les permite, por ejemplo, ganar y ser rentables incluso en mercados bajistas.

Por su filosofía, este tipo de fondo tiende a no tener un índice de referencia tan marcado como en otros casos.  Esto se traduce en una mayor libertad para establecer estrategias de inversión.

Diferencia entre fondos de retorno absoluto y fondo de retorno total

Un error muy habitual pasa por confundir los fondos de retorno absoluto con los fondos de retorno total (absolute return funds y total return funds en inglés).Con nombres tan parecidos, el caer en el error es algo muy normal.

La realidad es que los fondos de retorno absoluto y los fondos de retorno total son similares en tanto y en cuanto ambos tienen libertad para elegir donde invierten. Además, tampoco cuentan con claros índices de referencia  y por eso tienden a establecer sus propios benchmark.

A partir de ahí, las políticas de inversión que siguen son bien diferentes. Mientras un fondo de retorno absoluto busca eliminar cualquier relación del mercado, otro de retorno total sí que participará de la relación del mercado.

En la fijación de estrategias, la rentabilidad será clave para ambos. Sin embargo, el foco de un fondo de retorno absoluto estará centrado en controlar la volatilidad. Es decir, en un mayor control de los riesgos, ya que a fin de cuentas la volatilidad es una de las mejores formas de medir el riesgo de un fondo.

Ventajas y desventajas de los fondos de retorno absoluto

Como todo producto financiero, este tipo de fondo de inversión cuenta con sus puntos fuertes y sus debilidades.

A favor de los fondos de retorno absoluto

Entre las ventajas de esta modalidad de inversión es su capacidad de diversificación. Y es que al estar descorrelacionados del mercado, pueden servir como complemento para fondos más tradicionales e incluso para una cartera de fondos indexados.

En contra de los fondos de retorno absoluto

La gran desventaja de estos fondos es que, en momentos de subidas del mercado, es posible que un fondo de retorno absoluto no se comporte igual de bien.

Además, dada su especial estrategia inversora, sus movimientos suelen ser más difíciles de entender para el ahorrador de a pie.

Cómo saber si un fondo de retorno absoluto es para ti

En realidad un fondo de este tipo puede encajar en cualquier cartera, sobre todo en momentos de incertidumbre y caídas. Y es que es en esos entornos en los que este producto puede sacar más partido de su flexibilidad.

Sin embargo, para un usuario medio seguramente se ajusten mejor fondos más convencionales, con rendimientos más relacionados con el mercado y estrategias más fáciles de entender.

 

También te puede interesar:

Cómo funciona un fondo de rentabilidad objetivo

Lo que esconde un fondo garantizado

Qué rentabilidad deberías pedirle a tus inversiones

Por | 2017-09-13T16:49:27+00:00 septiembre 14th, 2017|Fondos de Inversión, Formación|Sin comentarios

Deje su comentario