Regálale a tu hijo una cartera de no fondos en lugar de una cuenta infantil

Los hombres somos animales de costumbres. Si tu padre te abrió una cuenta de ahorros cuando eras pequeño, es fácil que tú hagas lo mismo con tu hijo. A fin de cuentas, si no lo haces tú tarde o temprano te lo pedirán los abuelos, tíos o padrinos.

Es fácil que incluso pienses en contratar una cuenta infantil como una alternativa avanzada a los clásicos regalos. Mejor que el crío vaya ahorrando en lugar de tener otro juguete más al que no hará caso. De hecho, puede que incluso veas esa cuenta como la fórmula idónea para que se familiarice con el ahorro y la gestión financiera.

A priori parece un buen plan y, sin embargo, está lejos de ser el mejor e incluso de ser óptimo. Si lo que quieres es regalar a tu hijo un dinero una vez tenga 18 años o cuando termine la universidad, una cuenta corriente te servirá de poco. El motivo es que una cuenta infantil no te va a dar rentabilidad. Puedes obtener un divertido peluche o el álbum de cromos de la liga, pero salvo milagro esos maravillosos regalos no van a hacer que tengas más de lo que has ido ahorrando.

Con una buena cartera de fondos sí que puedes conseguirlo. Para que lo entiendas mejor si haces una inversión inicial de 1.000 euros y una aportación mensual de 100 euros desde su nacimiento, al cabo de 18 años tu hijo tendrá 18.117,28 euros para lo que quiera. Si haces lo mismo con la cuenta sólo tendrá 12.000 euros

Salvo que tu hijo valore mucho el peluche de no más de 10 euros o que tener ese álbum sea vital, seguro que a largo plazo valorará mucho más poder estudiar en la universidad que quiera o tener esos 18.117,28 euros extra para poder emprender su propio negocio.

Por supuesto, la cuenta infantil es más segura y más cómoda. ¡Una rentabilidad del 0% lineal durante 20 años! Con una cartera de fondos habrá subidas y caídas, pero como apunta Vicente Varó desde Finect, tu hijo no se va a entrar de esos movimientos. Esa volatilidad es el precio que hay que pagar por la rentabilidad. Además, recuerda que en una inversión a largo plazo, puedes permitirte esas curvas, ya que lo que te importa en periodos tan amplios es rentabilizar los ahorros.

Derecho de autor: evgeniiand / 123RF Foto de archivo

Por | 2017-08-03T08:27:19+00:00 abril 26th, 2017|General|Sin comentarios

Deje su comentario