El tiempo es dinero: así se puede tener más libertad

Seguro que alguna vez has escuchado la famosa frase de “el tiempo es dinero”. De hecho, hay hasta una película que gira en torno a esta idea titulada “In time” o “El precio del Mañana”.

Equiparar el tiempo al dinero puede parecer excesivo, pero en realidad no lo es. Párate a pensar y no tardarás en darte cuenta que el capital es una herramienta para poder conseguir tus meta. Al final el dinero es algo por lo que elegimos cambiar nuestro tiempo y nuestra energía vital. Si todavía no lo ves claro piensa por qué la mayoría de personas ansía el momento de la jubilación (para tener tiempo) o por qué poder cogerse un año sabático es uno de los sueños más repetidos.

El dinero es un medio para comprar tiempo. En otras palabras, para permitirte ser libre y tomar decisiones sobre cómo organizar tu activo más importante: tu tiempo. Cuando tratas tu dinero como tiempo puedes evaluar mejor cómo distribuir tus euros y las horas de tu vida y puedes saber cuándo te compensa subcontratar un servicio (cuidado de la casa, inversión, impuestos, alimentación…).

Para eso el primer paso es saber cuánto cuesta una hora de tu tiempo. La forma más sencilla es dividir tu salario entre el número de horas que trabajas. Este primer cálculo es más que válido para la inmensa mayoría. Sin embargo, como explican  Joe Dominguez and Vicki Robin en su libro “Your Time, Your Money esta cifra deja fuera algunos gastos adicionales (ocho según sus cálculos).

Para que lo entiendas mejor, el tiempo que dedicas a ganar dinero es más que el que estás en la oficina. También deberías sumar el tiempo que tardas en ir a trabajar e incluso el coste de hacerlo y lo mismo puede aplicarse a la ropa que tienes que llevar al trabajo o la comida (siempre que ambas difieran de lo que harías normalmente en casa). Al sumar estos gastos tendrás una idea mucho más precisa de las horas y el coste que asumes para ganar tu salario.

Con estos datos puedes usar el Truco de medir el precio como horas de trabajo. Cuando sabes que la nueva televisión no te costará 750 euros si no 200 horas de trabajo efectivo o una semana entera es fácil que tu percepción cambie.

Hay dos formas de conseguir más dinero para tener más libertad: gastar menos y ahorrar más o conseguir más ingresos.

Ahorrar más o gastar menos

La primera opción de la mayoría de personas para tener más dinero y, por lo tanto, más tiempo, es gastar menos. Es el camino más fácil para ahorrar más y construir su libertad financiera. La ecuación es sencilla y este gráfico la ilustra a la perfección:

Cuanto tardas en ahorrar un año de gastos

Si ahorras un 10% de tus ingresos necesitarás 9 años para ganar un año de libertad, para poder vivir un año de tus ahorros. Ahorra un 20% y esa cifra bajará ya a 4 años y así sucesivamente. Cuando rompes la barrera del 50% de ahorro, por cada año que trabajes generarás otro de libertad.

Eso sí, cuidado con cometer algunos errores de bulto como pensar que cualquier cosa vale. Si recorres 10 kilómetros para llenar el depósito porque en esa estación la gasolina es unos céntimos más barata, estás dando a tu tiempo un valor prácticamente nulo. Para que lo entiendas mejor, has invertido 20 minutos en ahorrar 3 euros. ¿Merece la pena?

Aquí puedes ver 5 consejos de ahorro que sí funcionan.

Aumentar tus ingresos

La otra vía para tener más dinero es ganar más. Puedes hacerlo con tu salario, cambiando de trabajo o pidiendo un aumento de sueldo. La opción más sencilla es otra: conseguir una buena rentabilidad para tus ahorros de forma que puedas seguir centrándote en lo que haces bien, tu trabajo –aprender a invertir como un experto también tiene sus costes-.

Poner tu dinero a trabajar hará que vaya creciendo gracias al poder del interés compuesto y acelerará ese camino hacia la libertad financiera. En otras palabras, estarás comprando tiempo gracias a tus inversiones. Puedes invertir por tu cuenta, pero si lo haces recuerda que tendrá unos costes. Más allá de los propios de formarte y de perder dinero por los errores que puedas cometer, tendrás que dedicar mucho tiempo a evaluar el mercado y buscar oportunidades. Todo esto tiene un coste, como acabas de ver.

Por eso mismo un asesor financiero es uno de los servicios que tiene sentido externalizar. Es decir, contar con una persona que se encargue de hacer crecer tu dinero, de cuidar tus inversiones y de tomar decisiones en función de tus objetivos. Un asesor financiero puede ahorrarte dinero y además te ayudará a cambiar tu vida.

Si de verdad quieres una alta rentabilidad para tus ahorros prueba este servicio gratuito.

Quiero saber dónde invertir mis ahorros
Por | 2018-03-02T12:45:41+00:00 marzo 2nd, 2018|General|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario