El único buen propósito que deberías plantearte este año

Comienza el año y quien más y quien menos tiene su lista de buenos propósitos y deseos. Entre los más habituales están perder peso, comer mejor, hacer algo de deporte, dejar de fumar, aprender un nuevo idioma o pasar más tiempo en familia. Todos están cargados de buenas intenciones y sin embargo pocos llegarán a buen puerto.

De hecho, según un estudio apenas un 12% de las personas cumple con las metas que se marca a comienzos de año. Es más, un 77% las abandonará directamente en apenas una semana. Hay dos razones que explican esta devastadora estadística. La primera es que pretendemos abarcar demasiado. En otras palabras, nos planteamos demasiados objetivos al mismo tiempo. La segunda es que la mayoría de estos buenos propósitos requieren demasiado esfuerzo y un tiempo del que no disponemos.

¿Y si hubiese un solo propósito que te ayudase a conseguir el resto? La realidad es que existe, pero son muy pocos los que reparan en él y se ponen manos a la obra para lograrlo. Este objetivo no es otro que poner tus finanzas en orden y hacer que tu dinero trabaje para ti. La magia que puede operar en tu cerebro saber que la situación económica está controlada es enorme.

Cuando se aparcan los problemas económicos, sabes que estás ahorrando y que además tu dinero está en buenas manos, tu perspectiva cambia. Es más fácil que avances en otras facetas y que por fin puedas aprender ese idioma que se te resiste, que consigas tus objetivos laborales e incluso que por fin logres adelgazar.

¿Cómo puedes saber que tu dinero está bajo control? Confiando en un experto que se encargue de lograr una rentabilidad adecuada según tu perfil inversor y tus objetivos. Con un asesor financiero ocupándose de tus ahorros podrás ocuparte lo que de verdad te importa.

 

Por | 2018-02-20T06:58:38+00:00 enero 5th, 2018|General|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario