Las 7 verdades que no te contaron sobre los fondos de inversión garantizados

Los fondos de inversión garantizados han representado durante décadas el producto de inversión preferido por un perfil de ahorrador conservador y de una media de edad avanzada. A la vista del desplome de los tipos de interés y la volatilidad bursátil, este perfil de inversores solicitaban estos productos al “asesor personal”, asignado por su entidad bancaria, confiados en obtener una rentabilidad mejorada con respecto a los depósitos y a las cuentas remuneradas.

La “garantía” de recuperar el cien por cien del capital invertido, a término del contrato, constituía un mal menor a cambio de inmovilizar durante varios años la liquidez de la cantidad invertida.

Pero un análisis pormenorizado de este tipo de productos de inversión revelan interesantes claves que pasamos a detallar:

1. Suelen estar basados en renta fija con el apellido siempre apetecible de “garantizado”

La realidad es que estos fondos cuentan mayoritariamente en su composición con bonos y letras estatales de duración variable y de selección más o menos diversificada. Cuanto mayor sea la solidez del país que comercializa su deuda, mayor será la supuesta rentabilidad que, en la mayoría de los casos, es mínima y a un largo plazo de tiempo. En el reciente caso del impasse español, la inestabilidad política ni siquiera ofrecía la pírrica ganancia prometida por estos fondos de renta fija.

2. También se comercializan fondos garantizados con parte de renta variable en su composición

En esta segunda categoría de fondos garantizados, las gestora encargada de diseñarlos suele asociar la rentabilidad “mejorada” de este tipo de inversión decidida a la marcha de tres o cuatro valores en bolsa durante el periodo de contratación del producto. Por debajo de esos ratios blindados del componente variable del fondo, los dividendos repartidos -bien anualmente o a término de la contratación- resultan bastante inferiores a los ofertados en un principio.

3. Ofrecen escasa rentabilidad

Tanto si su cesta de productos de inversión cuenta con elementos de renta fija como variable, hemos comprobado que la rentabilidad que ofrecen estos fondos de inversión garantizados es baja, cercana a la que se consigue con las imposiciones a plazo fijo o cuentas remuneradas.

4. Largos plazos de contratación

Otro de los lastres que asume el ahorrador que se decide por estos productos de inversión es la inmovilización de la cantidad consignada a la entidad bancaria que lo comercializa durante largos periodos de tiempo que rondan los cinco años o los superan, si no quieren ver penalizado su capital por incumplir esa premisa.

5. Penalizan la liquidez del inversor

En relación con los prolongados periodos de contratación que citamos en el punto anterior, estos fondos garantizados penalizan claramente la liquidez del inversor. En su folleto de condiciones, incluyen escasas ventanas de liquidez al año en las que el ahorrador pueda disponer de parte de sus ahorros sin pagar una comisión por ello. Además, en el caso de que decida retirar la totalidad de lo invertido, este producto pierde su atractivo de “garantizado” al no abonar al cliente la rentabilidad ofrecida por la entidad a término del contrato.

6. Incluyen comisiones de gestión

Al igual que ocurre con otros fondos de inversión, estos productos financieros cuentan con comisiones de gestión que, unidas a las penalizaciones por retirar capital fuera de las ventanas de liquidez establecidas y a la baja rentabilidad, pueden amargar las expectativas de plusvalía a más de un inversor que se haya visto obligado a disponer de su capital inmovilizado.

7. Atención a la duración de la garantía ofrecida por la entidad que lo comercializa

Es más que conveniente leer con detenimiento el folleto de comercialización de estos productos financieros. Si se trata de un fondo con objetivo concreto de rentabilidad a vencimiento, vinculado además a la rentabilidad de valores de renta variable, puede que el capital garantizado a término no alcance ese cien por cien “garantizado” en la contratación porque dependa de la garantía de un tercero y no de la entidad bancaria que lo comercializa.

Si crees que necesitas un asesor financiero sobre fondos de inversión, en Bull4All estamos para ayudarte.

Por | 2016-11-30T15:23:15+00:00 noviembre 30th, 2016|Fondos de Inversión, General|Sin comentarios

Deje su comentario