El efecto agosto ¿Qué pasa con la bolsa en verano?

Agosto es tradicionalmente uno de los meses menos apreciados para los inversores. Razones no faltan. Si se analiza la evolución de los principales índices bursátiles en los últimos 25 años, especialmente de los norteamericanos Dow Jones 30 y Standard & Poor’s 500, el mes de agosto es el peor de todos los meses del año con una caída media del -2,4%.

¿Por qué es tan malo agosto? No existe una razón, si no la confluencia de dos causas. Por un lado que en muchos meses de agosto han acaecido acontecimientos políticos y económicos negativos que han llevado a importantes caídas bursátiles. Pero estas, siempre se han magnificado por otro hecho fundamental, el menor volumen de contratación bursátil de este mes.

Si analizamos los datos de un mercado más cercano, el español, en agosto de 2015 se contrataron 9.482 millones de títulos, un 57% menos que los 22.278 millones de títulos negociados en el mes de julio y un 31% menos de los 13.835 millones negociados en septiembre. Agosto no sólo fue el mes de menos contratación del último año, también su contratación está muy lejos de la media mensual, un 40% menos.

Con estos volúmenes se multiplican todos los efectos, positivos y especialmente negativos que puedan afectar a la evolución de los mercados financieros.

Un catastrófico agosto

Casualidad o no, en agosto hemos concatenado todo tipo de acontecimientos negativos.

Como comienzo de esta “maldición” lo tenemos en 1990. A principios de agosto de ese año, se  produjo la invasión de Kuwait a manos de Saddam Hussein desencadenando una subida en el precio del petróleo y una caída del 10,0% en el Dow Jones. En 1992 nos tocó cerca, en Europa. Se negociaba la adhesión al Tratado de Maastritch, el salto cualitativo más importante en la integración de lo que es hoy la Unión Europea. En junio de ese año, Dinamarca dijo “No”, y en septiembre le tocaba a un país tan importante como Francia. En el mes de agosto el “No” se imponía en las encuestas por tres puntos y el sistema monetario europeo -antecesor al euro- se desplomó con una fuerza tan importante que arrastraron al resto de los mercados hasta que en septiembre el “Sí” ganó la votación y volvió la calma.

En 1993, cuando los muros de la guerra fría parecían desaparecer para siempre, en pleno mes de agosto un fallido golpe de Estado en Rusia por parte de la antigua nomenclatura comunista, sembró 3 días de caos a los mercados en todo el mundo. El siguiente gran susto se originó en 1997 y afectó especialmente al mes de agosto de 1998.  Los países denominados “Tigres Asiáticos” (Indonesia, Tailandia y Singapur, principalmente) vieron estallar su burbuja de crecimiento y caer sus monedas en 1997 con respecto al dólar, contagiando a otros países precisamente en agosto. En 1998, le tocó al rublo y en 1999 a Brasil con el llamado “efecto samba”. En ambos casos el derrumbe de sus monedas fue un grave problema para bancos centrales, mercado de divisas y Bolsas en general.

Si los agostos de los 2000 parecían más tranquilos, todo se rompió en el 2007,  punto de arranque del estallido de la burbuja de las hipotecas subprime en Estados Unidos (hipotecas basura) que llevó a una crisis global comparable con el crack del 29 o la crisis del petróleo de los 70. El 6 de agosto de 2007, las sociedades  American Home Mortgage y First Magnus Financial quebraron y con ello empezaron a bloquearse inversiones en todo el mundo centradas en este tipo de activos, como en el Frankfurt Trust o BNP Paribas. El sector financiero se desplomó y a las ocas semanas empezaron las primeras inyecciones de capital a bancos europeos. En 2015 fue China, con la devaluación del Yuan y la caída bursátil la que llevo el miedo a todos los mercados. Un miedo que luego, como se ha demostrado en estos años, ha quedado en nada.

Esperemos que este agosto de 2016 no tengamos problemas, aunque la incertidumbre sigue planeando sobre los mercados: Brexit, Italia… Por todo ello, lo mejor, minimizar el riesgo y que si hay “efecto agosto” que nos afecte lo menos posible.

Por | 2016-07-28T07:15:46+00:00 julio 28th, 2016|Estrategia|Sin comentarios

Deje su comentario